Los líderes del PSPV-PSOE, Ximo Puig (centro), de Compromís, Mónica Oltra, y de Unides Podem-EU, Rubén Martínez Dalmau, han firmado el pacto del nuevo gobierno valenciano, el Botànic II, en un solemne acto en el castillo de Santa Bárbara de Alicante. EFE/

¿Hay nuevas grietas en el Botànic?

La falta de unanimidad pone en jaque al Govern del Botànic y bloquea las diferentes iniciativas de cada partido

El govern del Botànic se tambalea. De hecho, los tres partidos que lo conforman apuestan por estrategias diferentes. El silencio define al PSPV-PSOE, la infrafinanciación vuelve a ser el bastón de Compromís y la falta de acuerdo en Unides Podem prima frente al Govern.

El último resquicio se muestra en la actual huelga convocada por los MIR. Mientras el PSPV recibió “de forma tibia” y a última hora del lunes al sindicato que ha convocado la huelga en defensa de unas condiciones laborales dignas, Unides Podem y Compromís mostraron su apoyo desde el inicio de las movilizaciones. La única diferencia es que el grupo morado no se ha pronunciado públicamente sobre el conflicto y Compromís sí. De hecho, ante el caso omiso de Sanitat hacia el colectivo, el diputado en las Cortes y portavoz de Sanidad de Compromís, Carles Esteve, aseguraba que “siempre que haya una vía de diálogo se tiene que explorar hasta el final”.

MIR

Asimismo, el partido de Mónica Oltra saca pecho por incluir este conflicto como “uno de los temas de la comisión de reconstrucción dentro de las dificultades de ser una comunidad infrafinanciada”. Y es que apenas hace una semana Oltra, Àgueda Micó, Joan Ribó y Juan Ponce se reunían en el Jardí del Botànic para presentar el documento “Las Personas Primero” basado en la reconstrucción económica, el fortalecimiento social, la transición ecológica imparable y la co-gobernanza, democracia, Europa y Agenda Valenciana.

Sin embargo, el punto crítico durante dicha presentación lo mostraba Micó, Coportaveu de Compromís, que criticaba y señalaba el peligro de los últimos acercamientos entre PSPV y Ciudadanos. “El espíritu progresista del Botánico en época de crisis tiene, si cabe, más relevancia que nunca. Vamos a continuar trabajando porque el acuerdo de gobierno no gire ni un centímetro hacia la derecha y se continúe haciendo políticas en las que las personas estén en el centro”, manifestaba.

EL PUERTO DE VALÈNCIA

La famosa ampliación del Puerto cuenta con la rotunda oposición de dos de los tres partidos del Botànic, Unides Podem y Compromís. Solo el partido socialista se desvincula del ‘no’ y apela únicamente al respeto por el medioambiente.

ZAL  junto al Puerto de Valencia

Igualmente ocurre con las obras de reparación y reurbanización de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL). Apenas cinco días, grupos ecologistas se manifestaban en contra y recordaban el apoyo que poseen de parte de algunos representantes de Compromís como Vicent Marzà, Imma Orozco o la misma Àgueda Micó, entre otros.

De hecho, la formación naranja criticaba el modelo territorial del PSPV a través de un comunicado y le responsabilizaba de su aprobación. “Estas diferencias pueden ocasionar la aceptación de medidas con las que no estamos del todo de acuerdo y que no tomaríamos gobernando en solitario”, afirmaban.

BLOQUEO DE INICIATIVAS

El parque comercial Puerto Mediterráneo, estancado en los tribunales mientras su principal socio entra en concurso de acreedores, sigue a la espera de tramitar la declaración de impacto ambiental. Una gestión sencilla si estuviera en manos de los socialistas, pero complicada al depender de Compromís que está en contra del proyecto.

La regulación del comercio también se une a los conflictos del Botànic. “El lobby de las grandes superficies no conseguirá que se pare un proyecto que protege al pequeño comercio y al comercio de proximidad, responsable de generar miles de lugares de trabajo estables y dignos”, escribía Compromís en su cuenta de Twitter reaccionando al bloqueo de Presidencia. Y es que Puig no permite que se imposibilite la instalación de centros comerciales de más de 120.000 metros cuadrados y complique la apertura de locales de más de 1.000.

RUPTURAS EN PODEMOS

La victoria de Pilar Lima, diputada autonómica y candidata de Pablo Iglesias, contra Naiara Davó, portavoz del partido en las Cortes Valencianas y candidata de Rubén Martínez Dalmau ha mantenido a Unidem Podem en otro paradigma.

"Nos hubiera ido mejor acudir a la votación con un consenso previamente obtenido, de tal forma que no hubiera habido ningún tipo de batalla interna", aseguraba Rubén Martínez Dalmau. Aunque niegan una crisis interna y la descendente línea electoral que viene marcando, que incluso podría no alcanzar el 5% y quedar fuera del parlamento.

BALDOVÍ CONTRA SÁNCHEZ

A nivel nacional, el diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, le dirigía en un par de ocasiones un ‘no’ contundente al presidente del Gobierno. El caso omiso de Sánchez a las exigencias sobre financiación autonómica de Compromís provocó su negativa a la prórroga del estado de alarma.

El conflicto volvía al Congreso de los Diputados hace un mes cuando Baldoví avisó a Sánchez de la importancia de cumplir los pactos de investidura si quiere recibir su apoyo para los próximos Presupuestos del Estado y otras medidas. Así, el partido liderado por Puig se encuentra en medio de un conflicto que traspasa las fronteras de la Comunitat entre su aliado Compromís y su propio partido en España.

Joan Baldoví Y Pedro Sánchez. EFE.

Un artículo de Fátima Cremades

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad