WhatsApp Image 2020 10 16 at 09.58.41

"Quiero que el Valencia CF siga el ritmo del Levante y el Valencia BC"

El alcalde de València, Joan Ribó, señala que "ya es hora de que el Valencia CF cumpla sus compromisos y de que haya voluntad por acabar el Nuevo Mestalla"

A sus 73 años recién cumplidos y sin querer hablar de una posible retirada política en 2023, Joan Ribó (1947, Manresa) tiene claro su objetivo al frente del Ayuntamiento de València: "Hacer una ciudad sostenible, verde y peatonal". El alcalde de València repasa la actualidad de la capital valenciana y analiza la gestión de la ciudad desde el estadillo de la COVID19: "Aunque en comparación con otras grandes ciudades la tasa de contagios de València es mucho menor, los últimos análisis nos dan un crecimiento que nos preocupa. Hay que estar alerta para que el coronavirus no se dispare como en otras ciudades españolas y europeas". 

¿Qué ha hecho València para frenar el virus que no hayan hecho otras capitales de provincia?

Lo primero y más importante: seguir las órdenes que nos mandaban las autoridades sanitarias. Ahora con el inicio del curso escolar también hemos estado colaborando mucho con la Conselleria de Educación y la verdad es que en la enseñanza primaria y secundaria ha sido un éxito. La única pega ha sido el brote que ha surgido en el ámbito universitario en un colegio mayor. Pero hemos hecho mucho esfuerzo, detrás del inicio de curso hay un incremento del presupuesto municipal de 1,6 millones de euros destinados a limpieza y desinfección.

De esa falta de ayudas públicas se queja la hostelería valenciana. ¿Qué está haciendo el Ayuntamiento para apoyar a un sector tan afectado por la pandemia?

En el momento en el que comenzó la desescalada introdujimos una serie de medidas para ampliar las terrazas y poder bajarlas a las zonas de aparcamiento. Creemos que ha dado cierto resultado sin que haya un incremento importante de contagios.  

RiboActualmente el 18% de las calles de València ya son peatonales, ¿qué valoración hace del Plan de Movilidad?

Estamos avanzando muchísimo en ese sentido: somos junto a Barcelona la segunda ciudad de España con más territorio peatonalizado. Queremos desarrollar la movilidad sostenible y, por tanto, hacer un reparto lo más equitativo posible del espacio público entre todos los usuarios: peatones, ciclistas, transporte público, coches privados... El proyecto está dando sus frutos: según la Organización de Consumidores y Usuarios, València es la mejor ciudad de España para ir en bicicleta o patinete.

¿Qué nuevos proyectos tiene en mente?

Ampliar aceras en Pérez Galdós, continuar bajando el carril bici en la Avenida del Puerto, desarrollar el carril bici en la Avenida del Cid... Pero no solo se trata de hacer carriles bici, sino de interconectar estos carriles para que cualquier persona de cualquier barrio pueda desplazarse libremente a cualquier parte de la ciudad. No queremos que València crezca mucho porque el tamaño que tiene es el ideal, pero sí que queremos que sea cada vez más verde y peatonal. Según los barómetros, la gente está muy contenta en València. Y eso pasa por seguir potenciando nuestro parque natural, desarrollando la zona del litoral y haciendo habitable el nuevo cauce del río Turia.

Algunos sectores contrarios al Plan de Movilidad critican que ha creado “dos clases de valencianos”. De primera: los que viven en zonas céntricas y pueden trasladarse a su lugar de trabajo andando o en bicicleta; y de segunda: los que viven en la periferia, tienen que utilizar el coche y tardan casi el doble que hace cinco años. ¿Qué les diría?

Que tenemos que hacer un esfuerzo entre todos para ir en las líneas de desarrollo sostenible. Necesitamos hacer conexiones mediante autobuses a los grandes centros de trabajo como son los polígonos. Hay un déficit a ese nivel, sobre todo en la inversión en trenes de cercanías. Si uno va a una ciudad europea el uso del coche es mucho más reducido que en València. Debemos pasar hacia una movilidad más sostenible y estamos en un proceso de cambio climático, por lo que tenemos que abordar estos temas de una manera muy clara. Hay que hacer un cambio de costumbres. Hago un llamamiento para que aquellas personas que pueden ir andando lo hagan (además es muy recomendable para la salud), y a las que no pueden para que utilicen medios sostenibles, el transporte público y, cuando no haya otro remedio, el coche privado.

Recomienda utilizar el transporte público, pero reconoce que hay un déficit de conexión...

Es un círculo vicioso, al igual que el de los coches eléctrico y sus postes de recarga: unos dicen que no compramos coches porque faltan postes y otros que no hay más postes porque no compramos coches eléctricos. Tenemos que avanzar en esa dirección. Yo estoy reclamándolo al Estado y a la Generalitat y a la vez estamos trabajando en ello, sobre todo cambiando líneas en la EMT. Lo que no podemos posponer es la transformación de la movilidad. Que el transporte público vaya muy bien depende del uso que se haga de este transporte.

En cuanto al caso de la EMT, ¿van a tomar alguna responsabilidad política por el fraude de los cuatro millones de euros?

Yo estoy contento con la EMT. A pesar de la campaña que se ha hecho del robo de lo cuatro millones, es un servicio muy valorado por la ciudadanía. Es una empresa que cogimos en el año 2015 y hasta el 2020 ha dado un salto de gigante en cuanto a organización, compra de autobuses, aumento de usuarios (más de un 10%), incremento de líneas… La revista Forbes la avala como una empresa modelo dentro de las 50 mejores empresas. Hay que buscar a los responsables de este robo, pero eso compete a la justicia.

Sí, pero según la oposición usted tampoco facilita la documentación

Porque hay muchos documentos que no los puedo facilitar porque creo que no son de mi incumbencia. La oposición me pide unos documentos que me da la Agencia de Protección de Datos y si no me autorizan no puedo dar esos documentos. Somos muy estrictos para dar sin problemas los documentos que tenemos en nuestros reglamentos, sin embargo, hay documentación que no podemos dar porque no es nuestra y que choca con Protección de Datos.

Ribo¿Qué va a pasar con las Fallas 2021? Desde el Ayuntamiento se mandan mensajes esperanzados, pero desde la Conselleria de Sanidad aseguran que solo se celebrarán en caso de que haya vacuna contra la COVID19. 

Lo que decimos siempre es que haremos lo que nos permita hacer la Conselleria de Sanidad porque es la que tiene la responsabilidad. Dentro de esas posibilidades está la de hacer Fallas normales y la de no hacerlas, pero entre ambas hay muchos grises. Queremos defender la posibilidad de que si sanitariamente es seguro y posible, se harán las Fallas en la medida de lo posible. Las Fallas son mucho más que los días de plantar el monumento, pretendemos que el mundo fallero se empiece a organizar. Queremos que los falleros se reúnan y piensen qué tipo de Fallas se podrían celebrar respetando las condiciones de seguridad. Que nadie nos intente comparar con los casos de Madrid, nosotros cumpliremos estrictamente las normas sanitarias que nos digan, pero no queremos caer en la excusa de que no se pueden hacer Fallas y quedarnos de brazos cruzados. Queremos hacer aquello que sea posible.

Desde distintos sectores se mira con mucha preocupación y pesimismo el futuro de la industria fallera, ¿está haciendo algo el Ayuntamiento para salvarla? 

Hemos otorgado muchas ayudas a todo el sector fallero, concretamente a los artistas falleros. Aportamos un incremento de las ayudas a las Fallas para que se pueda pagar a todas las empresas y autónomos de este mundo: floristas, pirotécnicos, indumentaristas… Para nosotros el mundo de las Fallas es un mundo que mueve mucha gente, mucho dinero y que desde el principio tuvimos claro que debíamos ayudarles como así hemos hecho y seguiremos haciendo. Es una industria de primera magnitud en la ciudad de València.

RibóDesde la alcaldía no dejan de mandar advertencias al Valencia CF sobre la necesidad de finalizar el Nuevo Mestalla, ¿pero hasta qué punto van a permitir que siga así?

Nosotros lo que les decimos es que empiecen las obras. No entendemos que haya que prorrogar ninguna ATE, queremos que cumplan su compromiso, pero necesitamos señales claras, activas y tangibles de que el comienzo de las obras se pone en marcha. Y eso se puede hacer de muchas maneras, pero queremos que sea vea la voluntad de que el Valencia pone en marcha su campo. No se trata de prolongar el ATE, sino de cumplirla.

La ATE expira en 2021.

No exactamente. Es un documento autónomico que tiene una cierta flexibilidad. Es cierto que hay determinados plazos que prácticamente han expirado ya, pero insisto que lo que queremos es que se empiecen a ver movimientos reales de acabar las obras, que es lo que no hemos visto. En los últimos años hemos sido muy flexibles y comprensivos, pero ha llegado el momento de que cumplan sus compromisos.

¿Cree que el hecho de que la propiedad del club sea extranjera lo dificulta?

Si estos clubs están en manos de valencianos siempre prestan más interés a estos temas porque lo tienen más próximo, lo sienten más y porque, al fin y al cabo, es una cosa de su tierra. Los proyectos que están llevando a cabo el Levante UD y el Valencia Basket es lo que pretendemos en el Ayuntamiento. Esa es la marcha a la que nosotros queremos que funcione el deporte en València. Y ese es nuestro objetivo también para el Valencia CF.

Un artículo de Alejandro Martí

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad