El empleo de los valencianos estará marcado por la incertidumbre

El empleo de los valencianos estará marcado por la incertidumbre

El IVIE realiza un informe analizando el porvenir del empleo de los valencianos tras la crisis de la COVID 19

El Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) ha realizado un informe comandado por Lorenzo Serrano, Ángel Soler y Fernando Pascual. En este, se analiza la situación del empleo en la Comunidad en comparación con el español, basándose en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y la Encuesta de Población Activa (EPA).

En el mes de marzo, la Comunitat fue la tercera autonomía donde más empleo se destruyó en términos relativos. La afiliación a la Seguridad Social bajó un 5,78%, fundamentalmente por la mayor presencia de colectivos de trabajadores más vulnerables a la pérdida de empleo a corto plazo.

Dentro de este grupo se englobaría a los trabajadores temporales, a los indefinidos con poco tiempo en la empresa, autónomos, personas con menor formación y empleados en pymes y sectores más expuestos a la crisis. En la Comunidad hay más, porcentualmente, que en España.

Otro dato negativo es que un 33,1% el empleo total valenciano se concentra en actividades donde la crisis será más persistente por la necesidad de mantener la distancia social. En España, en cambio, solo representan un 29,4%.

Por contra, las actitud de las empresas valencianas arrojan un halo de esperanza puesto que han preferido apostar masivamente por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). De hecho, un 96,7% de los trabajadores afectados por EREs corresponden a ERTEs. Se trata de una circunstancia positiva que debería contribuir a preservar la capacidad productiva, permitiendo una más pronta recuperación.

EXPOSICIÓN DE LOS TRABAJADORES

Antes de la crisis por la COVID19, había una mayor presencia de trabajadores con contrato temporal en la Comunitat (27,7% del total) que en España (25,9%). Además, a esto hay que sumar que, dentro del conjunto de asalariados con contrato indefinido, aquellos con un periodo en la empresa inferior a doce meses suponían el 15% en la Comunitat, mientras en el conjunto del país representaban el 12,4%. 

Asimismo, las circunstancias muestran que los empleados con un menor nivel de formación tienen mayor riesgo de perder su empleo. Al respecto, en la Comunidad Valenciana un 33,8% del conjunto de empleados viven esa situación. En España, un 32,5%.

Otro de los grupos afectados es el de los autónomos, que suponen prácticamente la misma proporción tanto en la autonomía valenciana (15,7%) como en España (15,8%).

REALIDAD POR SECTORES

Los sectores productivos valencianos sufren una mayor exposición a las restricciones de actividad de los sucesivos decretos del Gobierno. La forma en la que se estructuran está provocando que acusen en mayor proporción que a nivel nacional la crisis.

De hecho, numerosos estudios estiman que los decretos del Gobierno han afectado negativamente a un 50,7% del empleo de la Comunidad Valenciana. En España, a un 3,8 % menos (46,9%). Con las nuevas permisiones de las pasada semana los porcentajes se reducen a un 19,1% y un 18,2%, respectivamente.

Por otra parte, el conjunto de comercio, transporte y hostelería supone el 29,4% del empleo nacional y el 33,1% del valenciano. Este sufrirá los próximos meses las medidas de distanciamiento social, por lo que la Comunidad se verá más afectada.

En cambio, el territorio valenciano sí que posee una posición de mayor privilegio en cuanto a que solo el 6,3% del empleo se concentra en empresas más vulnerables desde el punto de vista financiero. En España, el porcentaje es mayor y se sitúa en un 8,5%.

MOTIVOS PARA EL OPTIMISMO

Finalmente, el informe explica tres elementos favorables de cara a que el empleo valenciano se vea menos afectado en la crisis provocada por la COVID 19.

En primer lugar, los bajos tipos de interés van a permitir que las empresas asuman un mayor grado de deuda sin tanto riesgo. Además, las instituciones europeas están respondiendo y actuando con mayor celeridad que en la última gran recesión española, la de 2008.

Por último, la flexibilidad del marco laboral en España permite a los agentes sociales mayor licencia para actuar en comparación con la anterior crisis. Entre otras acciones, disponen de un mayor margen para aplicar alternativas de ajuste al despido y más adaptadas a las circunstancias de cada empresa.

Valarticleviewer.author_info Redacción

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad