Alumno trabaja desde casa.

El fracaso de la docencia online

El profesor de la Universitat de València, Juan Martínez Otero, cree que “no hay color" entre las clases presenciales y la docencia online

Juan Martínez Otero, profesor de la Universitat de València y autor de una tesis sobre la protección de los menores en el ámbito audiovisual, no duda en afirmar que la docencia online ha pasado de ser “la promesa del futuro” a un “desengaño para la gente". Aunque ha expresado que ha sido “muy útil estos meses”, cree que “no hay color entre lo que es las relaciones personales, las clases presenciales y ver al profesor; y este tipo de educación”. 

La crisis sanitaria va a provocar grandes cambios durante los próximos meses, muchos de los cuales afectan a la educación. En la universidad, el aforo se reducirá a un 25% y se calcula que cada persona podrá ocupar una superficie de alrededor de 15 metros cuadrados. Además, no solo se limitará el espacio, sino que crecerá la docencia online en detrimento de la presencial. Los primeros datos apuntan a que entre un 50% y un 75% de las clases se harán desde casa. Básicamente, solo se realizarían presencialmente prácticas, talleres y seminarios.

Por ello, Martínez Otero ha señalado que a partir de ahora los alumnos valorarán más la docencia presencial porque “no tiene nada que ver estar en la habitación en chándal leyendo una cosa, que estar en la universidad escuchando a una persona real, viendo amigos y trabajando con gente”. Al respecto, ha indicado que comparar la docencia presencial y la online es como “comparar ver un paisaje real con un paisaje en una pantalla. La pantalla puede ser muy buena y enseñarte el paisaje perfectamente, pero no tiene ni punto de comparación”.

Además, el profesor de la Universitat de València ha aseverado que “ha quedado claro que la tecnología es un sucedáneo. Cuando no tienes la presencia de la persona te funciona, va bien, pero no deja de ser un recurso”. Asimismo, cree que la presencialidad no debe sustituirse por la tecnología, ya que esta última “no es suficiente”.

EXCESO DE CARGA DE TRABAJO

Otro de los problemas al que se están enfrentando los estudiantes universitarios es la fuerte carga de trabajo a la que se están viendo sometidos. “Muchos profesores se han pasado con los trabajos, según me cuentan algunos alumnos”, ha comentado Martínez.

Sobre esos profesores, ha explicado que su impresión es que “han intentado compensar el no trabajo en clase con mucho trabajo en casa sin tener en cuenta que el contexto no es el mismo. No es igual trabajar en un grupo en la universidad motivado por un profesor que estar en tu habitación”.

Por último, ha señalado que “se ha de exigir un poco menos”. Pese a ello, ha indicado que estamos viviendo unas circunstancias sin precedentes. Por ello, es “dificilísimo mantener el modelo de educación participativo e interactivo” que tiene España.

Valarticleviewer.author_info Xema Tarazona

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad