Cáritas València.

Cáritas València atiende a 11.528 familias durante el confinamiento

Un 32% de las familias asistidas durante el confinamiento no habían solicitado ayuda con anterioridad

“Esta pandemia no ha afectado de igual forma a todas las personas, debido a los altos niveles de desigualdad que ya padecíamos”, ha asegurado el director de Cáritas Valencia, Ignacio Grande, en la presentación de la Memoria de 2019 de la institución. De hecho, Cáritas València ha asistido a un total de 11.528 familias a lo largo del confinamiento, un 32% de las cuales no habían solicitado ningún tipo de ayuda con anterioridad. Los beneficiarios son solo un 23% de los que se atendieron en el conjunto de 2019 (49.523). Por tanto, se prevé que este año la cifra de asistidos por Cáritas València disminuya.

Los perfiles de personas acompañadas durante estos meses por las Cáritas parroquiales coinciden con los más habituales atendidos en años anteriores. Son familias con hijos (76,9 %), personas que han perdido su empleo o se han visto afectadas por un ERTE (59,4 %), extranjeros en situación administrativa irregular (54,6 %) o mujeres solas con hijos (42,4 %).

Por otra parte, un total de 199 personas han pasado el confinamiento en las 38 viviendas cedidas por Cáritas a familias vulnerables, migrantes y refugiados y personas en situación de sin hogar. Además, 24 menores se han alojado en el Hogar residencia Mare de Déu dels Desemparats i dels Innocents, que se puso en marcha en el mes de diciembre de 2019. Por último, otras once personas ‘sin techo’ han estado en el Centro San Esteban, reabierto para la ocasión con el apoyo del Ayuntamiento de València.

Es por ello que Grande ha recalcado “la urgencia de apostar por políticas de protección social y de fomentar la creación de espacios de convivencia y buena vecindad que tejan redes de solidaridad”.

Pobreza. EFE.

En total, las Cáritas parroquiales han invertido 431.653 euros en estos dos meses. A ellos, hay que sumarles los más de tres millones de euros que gastaron el año pasado en la atención a las personas en situaciones de mayor vulnerabilidad de la diócesis.

Por otra parte, Cáritas Diocesana ha destinado 883.990 euros para estos fines y para apoyar el trabajo de las Cáritas parroquiales en el mantenimiento de sus programas y proyectos de atención a las personas.

Grande ha marcado como objetivo “revincularnos como sociedad y de caminar de forma conjunta con entidades, Administraciones y sociedad para poder seguir garantizando el acceso a los derechos fundamentales como la alimentación, la vivienda y el empleo dignos que vertebran las vidas de las personas y las familias”. Asimismo, ha insistido en la necesidad de acabar con esa parte de la sociedad frágil e insegura. “Esas familias que han pasado de la vulnerabilidad a la exclusión, cuya situación tras la pandemia no ha hecho sino empeorar debido a la inestabilidad que ya padecían antes de esta crisis”, ha expresado.

Un artículo de Redacción

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad