Fallas. EFE.

"Han pasado cuatro meses, todo está parado y nadie da respuesta"

El secretario general del Gremio de Artistas Falleros de València, Ximo Esteve, avisa de que la crisis puede llevar al fin de las Fallas en diez años

“El año está muerto. Va a ser un ejercicio de inactividad casi total. No tenemos dinero ni sabemos qué vamos a hacer hasta el año que viene”, asegura el secretario general del Gremio de Artistas Falleros de València, Ximo Esteve.

El sector vivía ya una crisis sin precedentes que se remontaba diez años atrás y la crisis de la COVID19 ha supuesto una estocada que puede ser catastrófica para las Fallas y todo lo que las envuelve. De hecho, el propio Esteve avisa de que “si la gente no se da cuenta de que somos importantes, en diez o quince años ya no habrá Fallas y quedarán pocos artistas falleros”.

¿Qué impacto ha supuesto la pandemia sobre los artistas falleros?

Lo principal es que este año va a ser imposible trabajar. No hemos sacado nada aún de los talleres y económicamente nos han dado un presupuesto muy limitado para poder trabajar este año. Los talleres, si no cierran, van a estar a niveles mínimos. No estamos funcionando ninguno. Tenemos un problema físico: la mayoría de los talleres tenemos las Fallas guardadas. Estamos esperando a que la Generalitat nos diga dónde trasladarlas. Hasta ahora y después de cuatro meses, no se han puesto de acuerdo.

¿Habéis tenido que incurrir en algún ERTE?

Sí, claro. La mayoría de talleres tienen personal fijo. O bien han ido al paro o se ha recurrido al ERTE por falta de carga de trabajo. Si alargan los ERTEs, seguiremos trabajando con mínimos hasta que consigamos un poco de fuerza económica el año que viene. Pero este año yo lo doy ya por perdido. Va a ser un año de aguantar el tirón para no cerrar.

Ximo Esteve1.¿Qué hoja de ruta habéis trazado para afrontar esta crisis?

El problema está en que hay unas subvenciones de trabajo que falta cerrar. Esperemos también que se mueva alguna actividad fuera, pero esto es un problema global y las actividades externas como fiestas o decoraciones están muy paradas. A parte, este año no se van a hacer Fallas y las próximas serán en 2022. No hay trabajo y lo poquito que viene está a la baja. Y que venga algo de fuera depende de que se anime el cotarro a nivel económico, que no creo que ocurra. Veo un futuro bastante negro y de subvenciones no se puede vivir.

¿Qué ocurre con los monumentos falleros que no se han plantado este año? ¿Tenéis noticias al respecto?

El otro día salió en prensa que  habíamos planteado una manifestación o una huelga delante del Palacio de la Generalitat. Esto realmente no era una postura hecha, sino más bien un comentario de una persona que se equivocó al decirlo en una cadena pública. Llegó a la Generalitat y nos echaron un poco la bronca de que tampoco hacía falta. Pero claro, digo: “Me habéis llamado, que hasta ahora no lo habíais hecho, aunque enfadados”. Por lo menos ha servido para mover un poco el cotarro. Hay una calentura bastante evidente entre los compañeros. Han pasado cuatro meses, todo está parado y nadie da respuesta. La misma Generalitat nos ha dicho que no sabe qué hacer con esto, pero si tienes un problema así lo más normal es que haya reuniones continuamente para hablar del tema, aunque no llegues a ninguna conclusión. Están en una actitud de “como no puedo, me callo y punto”. Y eso a mí no me vale.

Por lo que entiendo, desde que se suspendieron las Fallas la Administración no se ha puesto en contacto con vosotros.

Prácticamente no. Hubo una insistencia fuerte por parte del gremio para que se llevaran lo urgente. Ahí sí que hicieron un sobreesfuerzo y lo llevaron a la Feria de València. El resto están almacenadas en talleres. Si una promesa de la Generalitat no se cumple, deberían hacerse cargo las comisiones, que son las dueñas de las Fallas. Algunas están pagándonos un alquiler, pero yo no tengo por qué asumir un producto que ya no es mío.

Ximo Esteve2.¿Se pueden cuantificar las pérdidas durante 2020?

No nos hemos puesto en ello porque no sabemos de qué estamos hablando. A nivel presupuestario, si se cumplen las expectativas, habrá un déficit de un 50% del presupuesto en dos años, como mínimo. En dos años vamos a cobrar la mitad de lo que cobraríamos de normal. Eso el que consiga firmar porque hay comisiones de pueblo que no van a hacer nada este año. Si te contratan  para 2022, vas tirando, pero si no, hay gente que va a tener que cerrar.

Cuando hablas de futuro, te fijas más en 2022. ¿Son buenas las previsiones para 2021?

No hay previsión ninguna porque las Fallas hechas para este año son las que se van a quemar en 2021. El año está muerto. Va a ser un ejercicio de inactividad casi total. No tenemos dinero ni sabemos qué vamos a hacer hasta el año que viene.

¿Se puede decir que es la crisis más grande de la historia de las Fallas?

A nuestro nivel, que llevamos más de diez años en caída libre, sí que es la crisis más grave y la que llevará a cierre a muchísimos talleres. La gente se tendrá que buscar la vida y hacer otras cosas. Llevamos mucho tiempo abandonados por la Administración. Si realmente somos Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, que lo demuestren. Y no solo somos nosotros, también los músicos, indumentaristas…  Desde que somos Patrimonio nadie nos ha apoyado. Las comisiones se gastan la mayoría de presupuesto en fiestas. La realidad es que se han hecho más fiesteros que falleros. Al final, si esto sigue así, los monumentos de las Fallas serán una anécdota. Esto ya daba poco de comer y cada vez da menos. No se puede ser optimista. El sector está pidiendo auxilio. Somos una rara avis. En ningún sitio hacen Fallas más allá de en València. Si la gente no se da cuenta de que somos importantes, en diez o quince años ya no habrá Fallas y quedarán pocos artistas falleros.

Un artículo de Xema Tarazona

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad