Toma de muestras al personal sanitario en el hospital de campaña situado junto a La Fe de Valencia. Foto: GVA Sanitat

¿Qué pasa con los hospitales de campaña de Puig?

El Consell tramitó de emergencia la contratación de los tres hospitales de campaña por 4.844.840 euros con el objetivo de hacer frente al coronavirus

Los tres hospitales de campaña anunciados a bombo y platillo por el president de la Generalitat, Ximo Puig, el día de San José continúan en el centro de la polémica. Su construcción ha tardado más del triple de lo anunciado inicialmente pese a su elevado coste, la modificación del proyecto y las deficiencias subsanadas sobre la marcha. Ahora que están casi acabados (en el de Valencia junto al Hospital La Fe faltan los baños adaptados), la Generalitat no tiene muy claro qué hacer con ellos. La última intención anunciada el pasado 24 de abril por la consellera Gabriela Bravo (las instalaciones dependen de la Consellería de Justicia, Interior y Administración Pública), es destinarlos a la realización de los tan demandados test de coronavirus.

El pasado 3 de abril, el Consell tramitó de emergencia la contratación de los tres hospitales de campaña por 4.844.840 euros, destinados a la infraestructura, las 1.100 camas, el equipamiento básico y la instalación de sistemas de datos y comunicaciones. Un 20% de las camas serían para UCI, otro 20% para el servicio de cuidados intensivos, un 55% para pacientes adultos y el 5% restantes para niños. Poco que ver con el resultado final adaptado a las nuevas necesidades. La adjudicación recayó en la firma aragonesa Ingeniería y Desarrollos de Alta Tecnología (IDAT) dirigida por José Antonio Navarro.

Desde la oposición parlamentaria, el diputado del PP, José Antonio Rovira, ha pedido conocer el coste final de las instalaciones, tener acceso al contrato original, sus posibles modificaciones (Valencia pasa de las 500 camas iniciales a 370, Alicante de 400 a 240 y Castellón de 200 a 188) y “los otros gastos en que se han incurrido para su instalación y montaje por personal de TRAGSA y otros. Según parece son las instalaciones más caras y grandes del mundo solo para realizar test de coronavirus”, ha ironizado Rovira sobre su actual destino.  

De momento, los hospitales se van a quedar. “No sabemos cuánto tiempo, pero se van a quedar en previsión de lo que pueda pasar en invierno” ha reiterado la consellera de Sanidad, Ana Barceló.

Valarticleviewer.author_info Redacción

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad