El CEO de Hispano Vema, José Antonio Navarro, junto a la ministra de Defensa Margarita Robles. (Hispano Vema)

Quién es José Navarro, el empresario de Ximo Puig frente al COVID-19

La empresa IDAT suma más de cinco millones en adjudicaciones de la Generalitat en un mes para hospitales de campaña, mascarillas y gel higienizante

El Consell lo tiene claro: el COVID-19 es la guerra. Más allá del lenguaje bélico en la lucha contra la epidemia, las magnitudes de la crisis sanitaria han hecho que el ejecutivo de Ximo Puig haya optado por confiar las operaciones más relevantes de su gobierno frente al coronavirus a una empresa especializada en servicios para el ejército constituida el pasado año.

Se trata de la firma aragonesa Ingeniería y Desarrollos de Alta Tecnología (IDAT), que suma más de cinco millones en adjudicaciones desde el inicio de la crisis hace un mes para la construcción de tres hospitales de campaña y el suministro de 375.000 de mascarillas y 10.000 unidades de un litro de gel hidroalcohólico. Al frente de ella están José Antonio Navarro y Francisco Cruz Valverde, máximos responsables de Hispano Vema y Bellcomm. Ambas compañías formaron en noviembre de 2019 IDAT, optando por Zaragoza, cuna de la primera de ellas, para establecer su sede social.

Navarro, de 46 años y militar en la reserva tras prestar servicio en la unidad de defensa contra agresivos de carácter Nuclear, Biológico y Químico (NBQ), es uno de los nombres más destacados del sector en España. Su empresa aporta a IDAT la fabricación de sistemas de descontaminación NBQ, sistemas móviles de tratamiento de agua y, lo que en este caso es más relevante, soluciones de movilidad para campamentos y hospitales de campaña.

La compañía está prestando sus servicios al Ministerio de Defensa de España, a la OTAN o la Organización de las Naciones Unidas (ONU), así como a ministerios de Defensa, fuerzas de seguridad y agencias de emergencias en más de 30 países desde hace más de 17 años.

Hospital de campaña junto a La Fe, en Valencia.

Por otro lado, Bellcomm, fundada en 2002 está especializada en ingeniería, diseño e integración de sistemas, además de comunicaciones tácticas. Desde el comienzo de la Unidad Militar de Emergencias y hasta la fecha, BellComm tiene asignados los mantenimientos anuales de equipamiento CIS, de sistemas de radio y de energía de todos sus equipos a nivel nacional.

Además, ha trabajado en numerosos proyectos ejecutados en infraestructuras y acuartelamientos del Ministerio de Defensa y en diversas operaciones internacionales.

TRANSPARENCIA, DESPUÉS DE LA CRISIS

Los distintos contratos que se han firmado se colgará en la plataforma de contratación de la Generalitat cuando esta esté operativa, cosa que no se prevé hasta después de la crisis sanitaria. Así que hay que bucear en las actas de los últimos plenos del Consell y la propia voluntad de comunicación de las empresas para saber qué está pasando.

Por una parte, se encargó a la sociedad pública estatal de obras públicas Tragsa el servicio de apoyo logístico para ejecutar las actuaciones de emergencia derivadas de la epidemia de la COVID-19. En su caso, ha recibido 7,7 millones de euros para la adecuación de instalaciones que permitan adaptarlas a las necesidades de los servicios de emergencia.

Pero, ojo, esto suma tanto la retirada de las fallas que estaban en las calles, como el apoyo logístico y suministro de materiales para el equipamiento y avituallamiento de cuantas actuaciones han sido necesarias, incluidas adaptaciones en el Centro de Coordinación de Emergencias; suministro y colocación de mamparas de protección en los juzgados, servicios de limpieza y desinfección con tratamiento de nebulizador y ozonización, entre otras.

Una trabajadora realizando trabajos de desinfección.

HOSPITALES DE CAMPAÑA Y MASCARILLAS

Sin embargo, IDAT ha sido la adjudicataria del suministro, instalación y dotación de material básico para los tres hospitales de campaña que se están construyendo en Castelló, València y Alicante por 4,84 millones de euros. En la propuesta de contratación se establece un plazo general de ejecución de cuatro meses, pero, según se aprobó en el pleno del Consell del pasado 3 de marzo, en 15 días se debe haber terminado la instalación de la primera fase del hospital, entendiendo como tal, la certificación por parte del personal sanitario de la plena operatividad de un mínimo de 100 camas.

Y es que, las actuaciones que debe realizar la empresa de Navarro incluyen el aprovisionamiento de 1.100 camas (880 standars y 220 articuladas): 200 camas para el hospital de Castelló, 400 para el hospital de Alicante y 500 para el hospital de València. Un 20% de las camas de cada hospital serán para UCI; otro 20% para el servicio de cuidados intermedios; 55% para asistencia de pacientes adultos y el 5% restante para niños y niñas.

Además, en estos hospitales se están instalando áreas de recepción y admisión, almacén, vestuario, sala de estar, despachos de trabajo, almacén de farmacia, almacén de lencería, y oficio limpio/sucio. Se está procediendo también al alquiler de equipamiento de baños y wc, además de equipamiento de climatización durante un período de cuatro meses.

Ya el 10 de abril, el Consell aprobó la Resolución del 20 de marzo de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias (AVRSE) para la contratación y tramitación, por la vía de urgencia, del suministro de mascarillas y gel higienizante a IDAT por un importe de 431.255,00 euros. Esto incluirá el suministro de 375.000 unidades de mascarillas y 10.000 unidades de un litro de gel hidroalcohólico higienizante para los efectivos que están haciendo frente a la crisis de la COVID-19 de forma directa e inmediata.

Valarticleviewer.author_info Álvaro Mohorte

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad