Carlos Sala, primero por la izquierda, con representantes de la CEV y del Consell.

Quién es Carlos Sala, el hombre de la patronal valenciana en Bruselas

La CEV confía su representación a un joven políglota experto en relaciones internacional para hacer lobby en la capital europea

Potenciar la participación de los sectores productivos de la Comunitat Valenciana en las políticas de la Unión Europea. Éste es el encargo que ha recibido Carlos Sala, la persona contratada por la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) para que trabaje en su nombre desde la oficina de la Fundación Comunitat Valenciana-Región Europea en Bruselas.

Aunque el mando en plaza lo tiene el presidente de la CEV, Salvador Navarro, a Sala le corresponderá ser los ojos, los oídos y las manos de la institución en la capital comunitaria. Además, contará en Bruselas con el apoyo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), y se nutrirán "de la experiencia y del trabajo de los eurodiputados valencianos", en palabras de Navarro.

Licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, Carlos Sala es master en Política Europea y ha hecho prácticas en el Europarlamento. Esta última circunstancia le ha aportado un amplio conocimiento de la estructura de las instituciones comunitarias, además de disponer de una agenda clave para el desempeño de su nueva función.

Carlos Sala

En materia de lenguas, habla inglés y francés, además de tener conocimientos de árabe. A diferencia de otras opciones barajadas, vive en Bruselas y está ya empapado del día comunitario y sin la mochila de haber ejercicio responsabilidades anteriores que pudieran afectar a su trabajo como lobista.

EMBAJADORES EMPRESARIALES

Además de un embajador en Bruselas, la CEV también dispondrá de otra persona delegada en Madrid. La iniciativa sigue el ejemplo de la CEOE, que dispone de un responsable de Relaciones con las Cortes. Se trata de Josep Sánchez Llibre, exconseller de Convergència i Unió (CiU) y actualmente presidente de la patronal catalana Foment del Treball.

La diferencia con la opción valenciana es que se ha preferido optar por un perfil menos institucional y más de “machaca”, como apuntaba un responsable de la organización valenciana.

En la firma del convenio entre la Fundación Comunitat Valenciana-Región Europea (FCVRE) y la CEV que permite el nombramiento de Sala, el presidente de CEV destacó la necesidad de una Europa "más cohesionada para que las empresas valencianas puedan competir en un entorno cada vez más globalizado".

"La sociedad civil tiene mucho que aportar al futuro y espero que las nuevas prácticas europeas se nutran de la influencia positiva de las relaciones empresariales", concluyó. 

Valarticleviewer.author_info Redacción

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad