Merche Puchades, presidenta Asociación de Vendedores del Mercado Central

“Ayudarnos entre todos es la solución para salir de esta”

La vuelta a la nueva normalidad y el apoyo al producto autóctono alientan a los 260 vendedores del Mercado Central de València

La pandemia provocada por el coronavirus no derrumbó a los vendedores del Mercado Central de València. Ellos, ante un mercado sin gente, se unieron para mantener las ventas. De hecho, ante un servicio a domicilio colapsado, se convirtieron en vendedores y repartidores. Ningún valenciano se quedó sin su pedido.

Ahora, la desescalada marca otro nuevo episodio entre los 260 titulares del Mercado, un 96% pertenecientes a la Asociación de Vendedores del Mercado Central. La entidad que gestiona el espacio histórico desde hace 30 años y que está presidida por Merche Puchades.

Merche Puchades (Asociación de vendedores del Mercado Central): “Ayudarnos entre todos es la solución para salir de esta”. Mercado Central

LOS EFECTOS DE UNA PANDEMIA

¿Qué impacto ha tenido el confinamiento sobre el Mercado Central?

Con la llegada del confinamiento, la Asociación se encontró ante un Mercado Central sin gente. Nuestros clientes de la ciudad y alrededores querían comprar, pero no podían. Por lo tanto, optaron por el servicio a domicilio. Sin embargo, este sistema colapsó y entre los vendedores decidimos organizarnos para ser nosotros mismos los que llevasen los pedidos al cliente.  El resultado fue muy positivo, hicimos un trabajo en equipo muy bueno y pudimos llegar a todos los hogares. Con la desescalada, ya pudimos finalmente volver a ofrecer el servicio a domicilio a nivel nacional.

Con la desescalada, ¿los clientes han vuelto?

Con la desescalada, muchos clientes han podido volver al Mercado y otros, al conocer el servicio a domicilio de la Asociación, han optado por mantenerlo al resultarles más cómodo.

¿Hay apoyo al producto local?

Con la crisis ha habido un antes y un después. Antes se había perdido cierto valor a la compra en el pequeño comercio. Ahora, la gente se está interesando por el producto autóctono y entendemos que ayudarnos entre todos es la solución para salir de esta.

Respecto al turismo, ¿qué efecto tendrá la ausencia de turistas en los ingresos del Mercado?

En el Mercado, hay sectores que se nutren del cliente semanal y otros del turismo, estos están un poco expectantes. Aunque a partir del 1 de julio se abrirán fronteras. Por otra parte, pienso que este año habrá mucho turismo nacional. Y al final toda aquella persona que entra en el Mercado Central, visitante o cliente, compra.

¿Y qué retos se os presentan?

Ahora estamos en un tiempo difícil por la incógnita. Por ejemplo, ojalá no suceda, si hubiese un rebrote en septiembre u octubre, ya tendríamos la capacidad para reforzar de forma efectiva nuestro servicio a domicilio con el servicio particular. Por otra parte, estamos trabajando a toda velocidad para poder lanzar nuestra propia app. Una aplicación que permitirá realizar la compra de forma más sencilla y a domicilio.

Mercado Central

AYUDAS PARA VENDEDORES

¿Os sentís amparados por la administración local? ¿Habéis podido acceder a ayudas? ¿Qué le pedís?

Para los puestos dedicados a la venta de productos no esenciales, el Ayuntamiento sí que puso una serie de ayudas. Estas están aprobadas, pero aún no han sido concedidas. Con lo cual no tardarán demasiado. Una vez las reciban, podrán cubrir la tarifa ocupacional por estar en un mercado durante el confinamiento, pero con las persianas bajadas. Luego, me consta que van a salir otras ayudas que pueden beneficiar a los vendedores. Hay voluntad, pero habrá que esperar. Como se dice: “Hasta no ver, no creer”.

EL ENTORNO DEL MERCADO

Los cambios en las líneas de la EMT se retrasaron por la pandemia, como las obras en la calle Colón y la plaza del Ayuntamiento, pero se retomaron en pleno confinamiento. ¿Qué efecto producen estos cambios sobre la economía del Mercado?

Los cambios de movilidad alrededor del Mercado siempre nos perjudican, los clientes ven más dificultades para acceder. Pero nosotros siempre informamos mucho sobre los cambios y los nuevos accesos. Al final te pueden parecer bien, mal o regular ciertas acciones de movilidad. Sin embargo, están hechas y al final no puedes ir en contracorriente. Por ello, tienes que ver la parte positiva y transmitírsela a los clientes.

¿Para aplicar estos cambios ha existido un proceso participativo?

No. Que te inviten a reuniones, luego no te asegura que tengan en cuenta tus aportaciones. Los vecinos entienden que necesitan x, los comerciantes necesitan otro x, los hosteleros necesitan otro x… Al final, lo que queda claro es que son aportaciones que no se han tenido en cuenta. Nosotros en ningún momento hemos estado en contra de este nuevo modelo de ciudad más sostenible, pero entendíamos que además había una serie de necesidades para unos sectores que son muy importantes. Nosotros entendemos que un centro histórico con comercio de diferentes tipos es un centro histórico vivo.

Un artículo de Fátima Cremades

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad