Aparadores de un Mercadona de Valencia

Más allá de Mercadona: los supermercados en tiempos del coronavirus

Las pequeñas cadenas de proximidad y ‘low cost’ sacan partido con el coronavirus a su reciente expansión en Valencia

Las calles de las principales ciudades de la Comunitat Valenciana se han sembrado de nuevos rótulos bajo los que se forman colas para hacer acopio en los tiempos del coronavirus. Entre los líderes locales como Mercadona o Consum y su franquicia Charter, en las últimas fechas pelean por el cliente unos recién llegados que expanden su territorio más allá de sus límites tradicionales y otros que son vástagos urbanos de hipermercados tradiciones y también una serie de aspirantes de nuevo cuño que quieren su parte del gran pastel de la distribución.

El avance más temprano fue el de la alicantina MasyMas, de José Juan Fornés, que sumó su formato habitual al más pequeño de Fornés by MasyMas. Le han seguido Carrefour Express y las nuevas versiones ciudadanas de los clásicos del modelo alemán Lidl y Aldi, que ya tiene 55 establecimientos en territorio valenciano.

A ellas se ha unido la reconversión de Vidal Tiendas, la cadena de que preside Miguel Ángel Alcaraz y que es propiedad del grupo conservero Nudisco, que cuenta con Kuups Supermercados para exprimir el formato de tienda de conveniencia, disfrutando de libertad horaria, y Economy Cash, supermercado ‘low cost’, pero con productos frescos.

LOS NUEVOS FICHAJES

También vive una nueva etapa GM cash, que está detrás de supermercados franquiciados con las enseñas SUMA, Proxim y SPAR. Implantada en la zona de Levante desde 2001, se ha disparado en las últimas fechas hasta contar con trece supermercados, de los que nueve son SUMA y cuatro Proxim; trece GM cash, propiamente dicho, y dos gasolineras GM Oil en los recintos de sus cash&carry de Alicante y Castellón, ciudades donde también tiene dos plataformas de distribución.

Economy Cash en Valencia.En Alicante también crecer Hiperber y la murciana Super Dumbo ha empezado a crecer por el sur de la Comunidad, donde cuenta con ocho centros del total de 30 de los que dispone, y se autocalifica como “la cadena de supermercados de Murcia y Alicante”.

Ya antes de la llegada a España de la crisis del coronavirus, la consultora Nielsen revelaba que las ventas en el sector de la distribución crecieron el 8,3% en España en la última semana de febrero. El aumento impulsó los alimentos no perecederos, siendo lo más llamativo las legumbre, que crecieron un 47,1%, seguidas del arroz, con un alza del 44,9%; las pastas, con un 30,9%; las sopas, un 19,6%; los platos preparados, un 25,9% y el aceite, un 5%.

Fuentes del sector apuntan que, cuando el coronavirus empezó a crecer en España, se empezó a preparar ‘stock’ por si se generaba una demanda en masa, como finalmente ha ocurrido.

MÁS ALLÁ DEL LÍDER

La situación del sector que muestra el último Observatorio Anual de la Distribución Comercial Minorista de la Comunitat Valenciana, que elabora el Plan de Acción Territorial del Comercio (Pateco) de las Cámaras de Comercio con datos de 2018 permite apreciar tendencias muy claras.

El ranking de las cien empresas por volumen de ventas en la Comunitat Valenciana en 2018, sitúa en el primer puesto a Mercadona, líder en España por su cuota de mercado de gran consumo, que alcanzado el 24,9% en 2018. No es ninguna sorpresa, pero le siguen otras empresas de distribución alimentaria, especialmente, las que desarrollan el formato supermercados, como es el caso de Consum, Kuups, Hiperber o Mas y Mas (Juan Fornés).

En el ranking de empresas españolas por volumen de ventas se identifican nueve empresas valencianas. De éstas, ocho son de alimentación. El Observatorio destaca como estas empresas ejercen un papel relevante como motores económicos de la Comunitat, tanto por su capacidad para generar empleo como por su volumen de facturación, que, de forma conjunta, que alcanzó los 2.475,8 millones de euros en el año 2017.

En la actualidad, se observa una convergencia de formatos entre autoservicio descuento, hipermercados y supermercados, yendo hacia un único modelo de negocio más urbano, próximo al consumidor, con mayor focalización en la calidad de los productos y en la mejora de la oferta de alimentación fresca como valor en alza, con marcas propias ‘low cost’ pero también primeras marcas y en proceso de asumir el reto de la omnicanalidad. Los principales distribuidores están inmersos en proyectos de inversión y trasformación de su red física, como Mercadona, a la vez que destinan recursos para mejorar o desarrollar su tienda online, con el objetivo general de estar presentes en todos los canales.

TIEMPO DE CAMBIOS

En los formatos tradicionales, los superservicios, los pequeños supermercados ligados tradicionalmente a áreas de influencia pequeñas, con una oferta de alimentación reducida, se han convertido en la fórmula óptima para implantarse en el centro de las ciudades. Son locales de menor tamaño que les permiten aunar proximidad y conveniencia. El propio Observatorio destaca los ejemplos de enseñas como Fornés by Mas y Mas, Carrefour Express, Suma, entre otros.

Está claro que el supermercado es el formato líder por número de locales y cuota de mercado. El formato continúa en expansión, aunque a un ritmo más lento. Las nuevas exigencias de los consumidores, la madurez del mercado o el reto de la omnicanalidad, entre otros aspectos, están incidiendo en la reorientación de sus estrategias. Los esfuerzos de reinvención del formato se han centrado más en reformar o buscar nuevos emplazamientos a locales existentes, que en aumentar el número de locales. Así lo han hecho Mercadona y Consum.

Tienda Lidl

Otra de las estrellas en expansión son los autoservicios de descuento. Se encuentran en una fase similar al supermercado, renovando y enfocando su estrategia en la reconversión más que en la expansión, así como en la estrategia de aproximación y fidelización del consumidor. Las enseñas de descuento Lidl y Aldi están inmersas “en un proyecto de extensión y regeneración comercial. En los programas de implantación de ambas cadenas los centros urbanos están cobrando especial protagonismo, con el objetivo de acercarse al consumidor, destaca Pateco.

LA CRUZ DE LA MONEDA

Sin embargo, están en retirada otras fórmulas, como los autoservicios más pequeños, los maxisupermercado y los hipermercado, que han reducido su oferta de establecimientos de libre servicio. En el caso del autoservicio, muy ligado a pequeñas poblaciones o barrios donde la oferta es limitada. La falta de especialización de estos formatos y la presencia de una red cada vez mayor de fórmulas comerciales más competitivos ha hecho que éste vaya perdiendo importancia en el tejido minorista, según el propio Pateco.

Distinto es el caso de los maxisupermercado, formato tradicional de Hiper Simply y Eroski. Es un formato a mitad de camino entre el supermercado y el hipermercado, que cada vez más tienden a converger. En 2018, precisamente un Hiper Simply de Vinaròs y el Eroski de La Vall d’Uixó cambiaron de titularidad, pasando a ser Family Cash, con formato de descuento. La tendencia de este formato es la integración en el formato supermercado con el que coincide en su estrategia de negocio, aunque cuente con más superficie de venta.

El hipermercado ha ido perdiendo cuota de mercado y se encuentra en un momento de transición. Si bien el modelo sigue vigente, las enseñas que gestionan esta fórmula están apostando por diversificar los formatos y buscar otros de menor tamaño, como es el caso de Carrefour, con modelos de negocio que apuestan por darle más importancia a la alimentación y la proximidad al consumidor.

HACIA LAS 2.000 TIENDAS

La Comunitat Valenciana ha registrado 1.928 puntos de venta en régimen de libre servicio en diciembre de 2018, con una superficie de venta de 1.798.869 metros cuadrados. Concentra el 8,6% de los establecimientos de libre servicio y el 11,9% de la superficie de venta en España, según la base de datos de distribución alimentaria de Alimarket y a la que recurre Pateco.

La densidad comercial de la Comunitat ha alcanzado la cifra de 364,6 metros cuadrados por cada 1.000 habitantes, dato superior al de España que se ha situado en metros cuadrados por cada 1.000 habitantes. De este modo, es la cuarta autonomía en densidad comercial. Los primeros puestos los ocupan Asturias (422,6 m2 /1.000 habitantes), Cantabria (385,6 m2 /1.000 habitantes) y Galicia (385,5 m2 /1.000 habitantes).

El establecimiento en régimen de libre servicio es un grupo de actividad muy dinámico y, durante el año 2018, la Comunitat Valenciana ha aumentado su oferta en 90 establecimientos y 31.760 metros cuadrados de superficie de venta. Los formatos de este grupo que han aumentado su presencia son: superservicios (73 establecimientos), supermercados (21 establecimientos) y autoservicios de descuento (15 establecimientos).

Valarticleviewer.author_info Redacción

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad